La felicidad es interior



 y viene de adentro hacia afuera; por eso, es más importante lo que somos, que lo que tenemo