Buscar este blog

miércoles, 13 de abril de 2016

Proverbios

El que busca un amigo sin defectos se queda sin amigos.

Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo.

La gente se arregla todos los días el cabello. ¿Por qué no el corazón?

Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas.

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.

La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía.

La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces.

Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación.

Si te caes siete veces, levántate ocho.

Las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan solo deseos.

Antes de poner en duda el buen juicio de tu mujer, fíjate con quien se ha casado ella.

¡Caer está permitido. Levantarse es obligatorio!.

El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él.

Estaba furioso de no tener zapatos; entonces encontré a un hombre que no tenía píes, y me sentí contento de mi mismo.

El corazón es un niño: espera lo que desea.

Duerme con el pensamiento de la muerte y levántate con el pensamiento de que la vida es corta.

La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz.

No puedes evitar que el pájaro de la tristeza vuele sobre tu cabeza, pero sí puedes evitar que anide en tu cabellera.

Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta.

Es una locura amar, a menos de que se ame con locura.


recomendado